Make your own free website on Tripod.com

Iglesia Adventista del 7º Día - Página de Edgar Huamán Julca

El Fuego Eterno

Home
Acerca de mi
Mi Hijo
Imágenes para reflexionar
Mis Creencias
Las 7 Iglesias del Apocalipsis
Historia del Canon del NT
Historia del Canon del AT
Las Bienaventuranzas
La Lluvia Tardía
El Fuego Eterno
El Sellamiento
El Zarandeo
Música y Adoración
Pensamientos
Símbolos
Desde la liberación hasta la 2ª venida
Rebautismo
GRAJAs
Segunda Venida
Mayordomía Integral
Evidencias del Diluvio
Los nombres de Dios en el AT
Imperio Neobabilónico
Imperio Medo Persa
Libros Deuterocanónicos
El Continuo
Las 70 Semanas
Vínculos

¿Qué entiendes por fuego eterno?, ¿Qué idea surge en tu mente inmediatamente después de oír la frase, "fuego eterno"?.

La frase fuego eterno, ¿hará referencia al hecho de un fuego que nunca se ha de apagar?   

Muchos están convencidos de que el fuego eterno, del cual habla la Biblia es literal, a continuación menciona algunos textos que hacen referencia a este punto:

 

Tomado de la versión Reina Valero 1960:

Mateo 18:8
Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno.
Mateo 18:7-9 (en Contexto) Mateo 18 (Todo el Capitulo)

      Como podemos leer, Mateo está hablando en esta ocasión en forma simbólica, Dios que dice que nuestro cuerpo es templo del Espíritu santo y que todo aquel que lo destruye será destruido por él, (1 Corintios 3:16-18 ) no pide literalmente que nos cercenemos el cuerpo, del mismo modo la frase fuego eterno es simbólico. 

    Aquí la narración de Mateo omite una sección del discurso de Jesús que se basa en una ilustración que tiene que ver con fuego y con sal (ver Mar. 9: 49; Mat. 5: 13).


Mateo 25:41
Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.
Mateo 25:40-42 (en Contexto) Mateo 25 (Todo el Capitulo)

     También llamado "fuego que nunca se apagará" (ver com. Mat. 3: 12) e "infierno de fuego" (ver com. cap. 5: 22). Las tres designaciones se refieren al fuego del día final que devorará a los impíos y todas sus obras (2 Ped. 3: 10-12; Apoc. 10, 14-15).


     La palabra aiÇnios, traducida como "eterno", "para siempre", significa literalmente "que dura un siglo" (La palabra aiÇn, "siglo", de la cual viene aiÇnios, se comenta en relación con Mat. 13: 39.) Ese término destaca el hecho de que algo es continuo y no está sujeto a cambios repentinos. En los antiguos papiros griegos hay numerosas referencias a que el emperador romano era aiÇnios.

Se alude así al hecho de que eran emperadores para toda la vida. La palabra "eterno" no refleja con precisión el significado de la palabra aiÇnios, pero es la que más se asemeja. AiÇnios, lo que dura por un largo período, expresa permanencia o perpetuidad dentro de ciertos límites, mientras que la palabra "eterno" implica duración ilimitada. En griego, la duración de aiÇnios debe siempre determinarse en relación con la naturaleza de la persona o la cosa a la cual se aplica. Por ejemplo, en el caso de Tiberio César, el adjetivo aiÇnios describe un período de 23 años, desde su ascensión al trono hasta su muerte.


     En el NT la palabra aiÇnios se emplea para describir tanto el fin de los impíos como el futuro de los justos. Siguiendo el principio ya enunciado de que la duración de aiÇnios debe determinarla la naturaleza de la persona o la cosa a la cual se aplica, se deduce que el galardón de los justos es una vida sin fin, mientras que la retribución de los impíos es muerte que no tiene fin (Juan 3: 16; Rom. 6: 23; etc.). En Juan 3: 16 se establece el contraste entre la vida eterna y perecer. En 2 Tes. 1:9 se dice que los impíos sufrirán "pena de eterna perdición". Esta frase no describe un proceso que seguirá para siempre sino un hecho cuyos resultados serán permanentes.


     El castigo por el pecado es infligido por medio del fuego (Mat. 18: 8; 25: 41). El que ese fuego sea aiÇnios, "eterno", no significa que no tendrá fin. Esto resulta claro al considerar judas 7. Evidentemente, el "fuego eterno" que destruyó a Sodoma y Gomorra ardió por un tiempo y después se apagó. En otros pasajes bíblicos, se hace referencia a "fuego que nunca se apagará" (Mat. 3: 12), lo cual significa que no se extinguirá hasta que haya quemado los últimos vestigios del pecado y de los pecadores (ver com. vers. 12). Con referencia a 'olam, equivalente hebreo de aiÇnios. (CBA Tomo 5)

Judas 1:7
como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.
Judas 1:6-8 (en Contexto) Judas 1 (Todo el Capitulo)

     Hoy día en el lugar donde existió la ciudad de Sodoma y Gomorra, nadie puede decir que puede encontrar fuego ardiendo, pero si sabemos que las consecuencias del castigo recibido son eternos, entonces podemos decir que fuego eterno se refiere a castigo de consecuencias eternas.

    Algunos comentadores han interpretado en la forma siguiente las palabras de Judas: "son puestas como ejemplo de fuego eterno, sufriendo castigo"; pero esta traducción, que no armoniza con 2 Ped. 2:6, no es más que un esfuerzo innecesario para evitar el problema que implica una interpretación correcta de la frase "fuego eterno". El fuego que aniquiló a las ciudades de Sodoma y Gomorra completó su obra. El fuego terminó cuando todo lo que tenía que ser completamente 724 quemado fue destruido. Ese fuego hace mucho que dejó de arder, pero sus efectos continuarán durante toda la eternidad. En este sentido es que esas ciudades están "sufriendo el castigo del fuego eterno". (CBA Tomo 7)

 

 

Comparte esta página con los hermanos